jueves, 19 de marzo de 2015

RED ACOGE EN EL DÍA INTERNACIONAL PARA LA ELIMINACIÓN DE LA DISCRIMINACIÓN RACIAL .



Red Acoge desvelará el sentido de la campaña 'También Soy Gafotas' en la víspera del Día Internacional para la Eliminación de la Discriminación Racial

Wednesday 18 March 2015

Tras dos semanas denunciando la discriminación hacia las personas con gafas, Red Acoge explicará cuál es el mensaje de fondo que preocupa a la federación de ONG y cómo está trabajando para pariar la situación. La presentación del vídeo final de la campaña 'También Soy Gafotas' se realizará de manera simultánea el próximo 20 de marzo en Burgos, Córdoba y Guadalajara, tres de las ciudades donde Red Acoge lleva a cabo su acción social.
La organización quiere aprovechar el Día Internacional para la Eliminación de la Discriminación Racial para presentar los resultados de su trabajo en este ámbito realizado en 2014, así como para alertar de las amenazas que todavía persisten en la sociedad y que dañan la convivencia.

Red Acoge lleva 24 años trabajando en España en favor de la diversidad y la cohesión social. Fruto de su experiencia, la federación puede constatar que con demasiada frecuencia la población inmigrante es discriminada desde muy diversos ámbitos, afectando a multiplicidad de derechos, pero, de manera más preocupante si cabe, a derechos básicos como la vivienda, el acceso y la permanencia en el puesto de trabajo o el acceso a bienes y servicios. Además, en numerosas ocasiones estos hechos van acompañados con expresiones racistas o xenófobas.

Como puede apreciarse en los videos presentados a lo largo de la campaña 'También Soy Gafotas', la interrelación entre personas en ocasiones genera múltiples tensiones debido fundamentalmente al desconocimiento del otro y a la existencia de estereotipos. “Estos hechos representan el mayor obstáculo para una convivencia pacífica. Acabar con ellos es una de las principales misiones de Red Acoge”, afirma Inés Díez, responsable del área Jurídica de la organización. “Lograr que cualquier tipo de discriminación sea considerada ridícula debería ser un compromiso de toda la sociedad”, añade.