miércoles, 14 de julio de 2010

CAE UNA RED QUE FALSIFICABA EMPADRONAMIENTOS PARA REGULARIZAR INMIGRANTES .

Cae una red que falsificaba empadronamientos para regularizar inmigrantes
Los 26 detenidos cobraban entre 2.500 y 5.000 euros por cada documento
Martes, 13 de julio del 2010 - 12:40h.

ANTONIO BAQUERO (BARCELONA)


Hoy por hoy, a las bandas de falsificadores nada les compensa más que falsificar certificados de empadronamiento. Son documentos fáciles de clonar (no son más que un folio) y son cada vez más demandados por los inmigrantes sin papeles para regularizar su situación, con lo que esas bandas obtienen enormes beneficios. Prueba de ello es la red de falsificadores que acaba de desarticular en Barcelona el Cuerpo Nacional de Policía y de la que se sospecha que podía haber ganado cerca de 300.000 euros con la confección de certificados falsos de empadronamiento.

En total, han sido detenidas 26 personas, entre ellas los dos ciudadanos pakistanís residentes en Barcelona que lideraban la organización. Ambos habían puesto en marcha un complejo modo de fucionamiento. Para empezar, habían logrado certificados auténticos de numerosas localidades repartidas por toda la geografía española. Una vez conseguidos, escaneaban esos documentos y colocaban en el espacio reservado al nombre y los apellidos las señas del inmigrante que pretendían regularizar y todo con una fecha de expedición de hace al menos tres años. Así, este extranjero podía acreditar que estaba presente en España desde hace tres años, lo que le daba derecho a solicitar la regularización por arraigo.



Certificados de varios ayuntamientos

Agentes de la Unidad contra las Redes de Inmigración Ilegal y Falsedades Documentales (UCRIF) detectaron en la subdelegación del Gobierno de Barcelona certificados falsos emitidos por ayuntamientos de Olula del Río (Almería), Arona (Tenerife), Pilar de la Horadada (Alicante), Candelaria (Tenerife), Benidorm (Alicante), Murcia, Madrid, Figueres (Alt Empordà), Illescas (Toledo), Palamós (Baix Empordà), Guadassuar (Valencia), Torrevieja (Alicante) y Huesca.

Para reforzar la verosimilitud de esos documentos, la banda proporcionaba también a sus clientes informes falsificados de asistencia médica de urgencia en hospitales anteriores a tres años, pues ese documento también sirve para acreditar la presencia en territorio español. En total, la policía ha encontrado 23 certificados falsos de empadronamiento y un certificado falso de asistencia del Hospital Vall d'Hebron. Los dos ciudadanos pakistanís que lideraban la organización y que eran quienes falsificaban los documentos contaban con otros miembros de la red que se encargaban de captar a los clientes.