domingo, 27 de septiembre de 2015

EL ESTADO CASTIGA LA SOLIDARIDAD DE LOS CIUDADANOS. EL ESTADO DENIEGA LAS AYUDAS A UN MATRIMONIO SIRIO CON SIETE HIJOS

El Estado deniega las ayudas a un matrimonio sirio con siete hijos

Un matrimonio les cedió su casa y la Subdirección General de Integración de los Inmigrantes les negó cualquier prestación alegando que se habían "negado a ir a un centro de acogida" 


El Proceso. No el soberanista, sino el de Kafka. Eso vive un matrimonio de sirios, Mansor al Nator y Samia al Heek, padres de siete hijos, cuatro chicas y tres chicos, de entre 3 y 17 años, a quienes el Estado deniega las ayudas. Esta familia numerosa llegó en avión a Barcelona el 7 de septiembre del 2014. Huían de la barbarie y pidieron el estatuto de refugiado, pero les dijeron que sólo hasta que les dieran cita podían pasar meses. Y hasta entonces, ¿qué?
Dos ángeles, Rosario Úcar y su esposo, Esteban Baigorri, se cruzaron en su vida y les cedieron una casa en una urbanización de El Vendrell, en el Baix Penedès, donde los niños se han escolarizado. En el instituto Andreu Nin, los grandes, y en la escuela Marta Mata, los pequeños, que reciben becas comedor. Un año después, hablan castellano y catalán, y ya estudian el curso que les corresponde, aunque llevaban cuatro años sin poder ir a clase, desde que su pueblo, Tafas, cerca de Daraa, se convirtió en la cuna de la revuelta contra El Asad. Sólo a Fatema, la primogénita, que ha heredado los preciosos ojos verdes de su padre, le han pedido que repita curso antes de iniciar el bachillerato, a pesar de que aprobó siete asignaturas y le dieron un diploma por su sacrificio