martes, 15 de septiembre de 2015

JORNADA " EL DRAMA HUMANITARIO DE LOS REFUGIADOS : CAUSAS , ANÁLISIS Y RESPUESTA . ORGANIZA EL COLEGIO DE ABOGADOS DE SANTA CRUZ DE TENERIFE Y LA UNIVERSIDAD DE LA LAGUNA



El DRAMA HUMANITARIO DE LOS REFUGIADOS/AS.
CAUSAS, ANALISIS Y RESPUESTA

Día 17 de septiembre, a las 16.30.
Lugar: Salón de Actos de la Cámara de Comercio de Santa Cruz de Tenerife.(Plaza de la
Candelaria 6, 2º.)
PRESENTACIÓN:

El grado de sufrimiento padecido por las personas refugiadas que huyen de la violencia y las violaciones de derechos humanos ha alcanzado un nivel que no se había vuelto a ver en Europa desde la Segunda Guerra Mundial, ha manifestado John Dalhuisen, director del Programa para Europa y Asia Central de Amnistía Internacional.

El Ilustre Colegio de Abogados de Santa Cruz de Tenerife ha tomado la iniciativa en colaboración con la Universidad de la Laguna de organizar una jornada para conocer las causas y analizar las posibles respuestas a la actual crisis humanitaria de los refugiados/as en Europa.

Conscientes del drama humano y de la incidencia social que tiene dicha crisis se hace preciso informar a los letrados/as, agentes sociales, asociaciones y a la ciudadanía en general sobre la condición de refugiado/a y los mecanismos de acogimiento, así como las causas del éxodo de más de sesenta millones de personas desde sus países de origen por distintas causas que atentan contra
su integridad.

El Derecho Internacional y el Derecho de la Unión Europea reconocen el derecho de asilo y de protección a quienes reúnen la condición de refugiado.

Es por ello que el Consejo General de la Abogacía ha declarado que ante esta importante crisis migratoria que está tocando a las puertas de Europa, la Abogacía Española recuerda que los Estados que conforman la UE están obligados a dar asistencia a refugiados y a personas desplazadas en
cumplimiento del derecho de la Unión, basado en los principios de solidaridad y cooperación administrativa entre los estados miembros.

La negativa a acatar el derecho de la UE no solo pone en peligro las bases jurídicas de la misma, y en particular el derecho a la libre circulación de personas, sino que su violación, en especial si se aplica a un número amplio de personas como en la presente crisis migratoria, puede dar lugar a la
imputación del estado responsable de un crimen internacional.

La política migratoria y de asilo europea ha de basarse en vías de acceso legales y seguras y no ser únicamente una política de control de fronteras.

La Unión Europea se juega en esta crisis, quizás como nunca antes, su credibilidad como espacio de respeto de los Derechos Humanos. Debido a ello los operadores jurídicos y la sociedad en general deben estar atentos y exigir a las instituciones nacionales y europeas que cumplan estrictamente la normativa de asilo y refugio con quienes sufren diariamente el horror de tener que huir de sus países en contra de su voluntad.

El conocimiento de los derechos que asisten a estas personas desplazadas y las causas de su diáspora son ejes fundamentales para concienciar a la sociedad y para fundamentar las respuestas que la misma habrá de dar, pues, en definitiva, será la sociedad civil la que deba asumir con naturalidad el
acogimiento de miles de personas.