sábado, 5 de septiembre de 2015

EL NIÑO SIRIO . LA FIRMA DE IÑAKI GABILONDO

LA FIRMA DE IÑAKI GABILONDO

El niño sirio

No puedo tomarme en serio esa presunta conmoción europea de la que toda la prensa habla hoy. ¿Es que no habíamos tenido los últimos años suficientes noticias e imágenes de escalofrío?


Ustedes perdonen, pero no puedo tomarme en serio esa presunta conmoción europea de la que toda la prensa habla hoy por la imagen del niño sirio ahogago en la playa turca. Las imágenes son espeluznantes, por supuesto, pero van a conmocionar a los que ya se conmocionaban antes y dejarán fríos a los que antes se mostraban indiferentes. ¿Es que no habíamos tenido los últimos años suficientes noticias e imágenes de escalofrío, en las playas, en los puertos, en el mar? ¿Ha pestañeado alguien por los 50 muertos asfixiados en el interior de un camión hace apenas unos días? Lo que en las últimas semanas está haciendo distintas las cosas no es el dramatismo de las imágenes insoportables que nunca han escaseado, sino que las mareas humanas ya no se limitan a golpear a la cochambrosa Europa del sur, sino que llama a las puertas de la Europa rica, esa que hasta ahora miraba este drama con distancia aristocrática.

Hay que hacer muchas cosas que no se harán, porque el espanto por la muerte de este niño se olvidará en nuestros días, y porque la fiera que produce tanto horror es la justicia y la desigualdad, y esas no va a neutralizarlas precisamente quien las genera.

ESCUCHAR Y LEER MÁS :


IR AL AUDIO :   FUENTE CADENA SER