martes, 23 de febrero de 2010

LOS CENTROS PARA LOS NIÑOS DE LOS CAYUCOS NO CIERRAN EN PREVISIÓN DE MÁS LLEGADAS.

Los centros para los niños de los cayucos no cierran en previsión de más llegadas

Los centros de acogida para menores extranjeros no acompañados que llegan a Canarias en pateras o en cayucos no cerrarán aunque se queden a medio gas, porque, desde hace cinco meses, apenas han llegado expediciones desde África. Con pocos residentes se puede llevar a cabo el proyecto educativo idóneo.

El Día, DORY MERINO, Tenerife, 2010-02-23
Los centros de acogida para menores extranjeros no acompañados que llegan a Canarias en pateras o cayucos se quedarán “a medio gas”, pero no se cerrará ninguno de ellos, tal y como aseguraron fuentes conocedoras, en previsión de que se puedan registrar más llegadas.

La crisis se postula como la principal causa por la que se ha frenado la salida de expediciones clandestinas desde las costas africanas.

Salvo la embarcación que arribó al sur de Gran Canaria el pasado miércoles con un grupo indeterminado de personas, de las que sólo se localizaron cuatro, entre ellas un menor, ya se han cumplido cinco meses desde la llegada del último cayuco a las islas, con 90 africanos a bordo, de los que diez eran menores de edad.

Según fuentes que analizan el fenómeno de la inmigración en las dos orillas, que han sido consultadas por este periódico, “todavía permanecen en África grupos de personas preparadas para salir en expediciones clandestinas, sobre todo en Senegal y en Tan Tan (Marruecos)”.

Mientras tanto, los centros de acogida de menores seguirán con su ritmo, a pesar de tener menos personas. Alguno de ellos, como el situado en el antiguo Nivaria, en La Esperanza, cerrará uno de los módulos, el que tuvo que abrir cuando llegaron a concentrarse 500 niños.

De esta forma se puede llevar a cabo el proyecto educativo idóneo, el que siempre ha defendido la Consejería de Bienestar Social del Gobierno canario, que se refiere a que para atender a los menores en condiciones, lo mejor es que los grupos sean pequeños, como se lleva a cabo en los centros de los cabildos.