martes, 15 de septiembre de 2009

¿CÓMO ESTÁN REGLAMENTADAS LAS PRUEBAS GENÉTICAS PARA MENORES? ¿ A QUÉ EDAD SE CONSIDERA ADULTO A UN INDIVIDUO PARA DAR SU CONSENTIMIENTO INFORMADO?


¿Cómo están reglamentadas las pruebas genéticas para menores? ¿A qué edad se considera adulto a un individuo para dar su consentimiento informado?

España
No existe una regulación específica sobre la realización de pruebas en menores. Se aplican las reglas generales sobre los análisis médicos y para la protección de los menores, la Ley del Menor -estatal- y el Código de Familia -Cataluña-. Ambos siguen como principio general otorgar mayor protección al "superior interés del menor ", así está definido por el ordenamiento jurídico.
La capacidad general está ligada a la mayoría de edad legal, que en España está fijada en los 18 años. Pero en el ámbito de sanidad existe la obligación -legal y deontológica- de informar y, si es posible, también de obtener el consentimiento de los menores que tengan capacidad para entender lo que los afecta. A partir de los 16 años de edad, para algunas cuestiones, y de los 12-13 años para otras, se considera que se está ante "menores maduros".

Alemania
En Alemania no existe reglamentación legal específica relativa a las pruebas genéticas de menores. En general, el consentimiento explícito del enfermo o de su tutor legal tiene que ser dado para cualquier prueba genética, y, en el caso de los menores, los padres podrán dar su consentimiento en nombre del menor.
Aún así, las directrices médicas de las asociaciones profesionales aconsejan que tales diagnósticos genéticos sólo se realicen después de dar un consejo detallado. Además de esto, en el caso de los menores, sólo deberán realizarse pruebas genéticas si existen opciones terapéuticas. En caso contrario, las pruebas serán atrasadas.
Dinamarca
Las pruebas genéticas no están específicamente reglamentadas en Dinamarca, se pueden hacer siempre que se cumpla la ley sobre los derechos de los enfermos (Lov om patienters retsstilling) de 1998 y la ley sobre la actividad médica (Lov om udøvelse af lægegerning ) de 2001.
La ley sobre los derechos de los enfermos estipula que un enfermo de más de 15 años puede dar el consentimiento informado al tratamiento. Sin embargo, los padres tendrán que estar informados y participar en la decisión del menor hasta que éste cumpla 18 años. En algunos casos, los padres pueden dar el consentimiento informado si el médico considera que el enfermo, con una edad comprendida entre los 15 y los 17 años, ha tomado la decisión sin haber comprendido plenamente las consecuencias.

Finlandia
Pueden realizarse pruebas genéticas en menores cuando tales pruebas sean necesarias para la propia salud o si la información es necesaria para diagnosticar la existencia de una enfermedad genética en los miembros de una familia. Podrán igualmente ser utilizadas pruebas genéticas si se prevé la manifestación de una enfermedad en esta edad, o si la misma puede ser evitada a través de tratamiento. Las pruebas genéticas de otro tipo deberán retrasarse. Si el enfermo tiene más de 15 años y se prevé que éste tiene capacidad para comprender la importancia de la prueba, su consentimiento por escrito será suficiente para realizar dicha prueba.

Francia
En Francia, los menores (individuos con menos de 18 años) están protegidos por un decreto de 23 de junio de 2000 relacionado con las impresiones genéticas (Código de Salud Pública). Sólo los padres de los menores o parientes con autoridad pueden autorizar las pruebas. Para tal, deberán dar su consentimiento libre e informado por escrito (Art. R. 145-15-4). Para que su consentimiento sea "informado", el médico deberá proporcionarles información equilibrada y rigurosa. No es necesario el consentimiento de los propios menores, aunque sí sea obligatorio para la investigación biomédica.
La ley francesa reconoce dos situaciones:Si el menor ya está enfermo, las pruebas genéticas sólo pueden ser prescritas si los resultados permiten un mejor tratamiento de su patología o permiten ayudar a otros miembros de la familia.
Si el menor está asintomático, existe otra condición suplementaria: deberá ser posible al niño o a su familia beneficiarse inmediatamente de medidas curativas o preventivas. Si no hay manera de prevenir o tratar la enfermedad, el legislador prohíbe la realización de pruebas hasta que el menor cumpla la mayoría de edad (18 años en Francia).

Portugal
En Portugal, la prueba genética de menores está sujeta al más riguroso control. La necesidad de pruebas genéticas tiene que ser detalladamente justificada y autorizada por más de un médico. Cualquier tipo de examen biológico molecular sólo puede ser efectuado en los casos en que sea posible una intervención médica para reducir, atrasar o prevenir consecuencias clínicas (con una excepción, cuando el individuo desea tener hijos). Además de esto, el consentimiento informado por escrito de los padres es obligatorio hasta que el enfermo cumpla los 18 años de edad.

Reino Unido
Las pruebas genéticas están sujetas a la Directiva sobre Dispositivos Médicos de Diagnóstico in Vitro (98/79/EC). En Gran Bretaña, la Comisión Consultiva sobre Pruebas Genéticas (ACGT) (que ahora ha pasado a integrar la Comisión de Genética Humana) aconsejó al gobierno sobre el tema de las pruebas genéticas en menores y emitió un Código de Práctica para pruebas genéticas. La AGCT hizo una recomendación contra las pruebas genéticas presintomáticas en niños por lo que respecta a enfermedades para las que no exista actualmente tratamiento, y cuya manifestación ocurra normalmente en la edad adulta. Las pruebas genéticas a menores se recomiendan sólo como parte de un diagnóstico clínico cuando el niño ya presenta síntomas.
No se deberán efectuar pruebas a menores sin que se haya obtenido el consentimiento por escrito. En Inglaterra, País de Gales e Irlanda del Norte, sólo un pariente que tenga la tutela de un individuo de menos de 16 años podrá dar el consentimiento para que se le realicen pruebas. Un tribunal podrá prescindir del requisito de consentimiento si comprueba que la realización de la prueba es en beneficio del menor. La Sección 8 de la Ley de Menores 1989 confiere a los tribunales el poder de dar una "orden específica de emisión" en relación con cualquier aspecto de la responsabilidad de un pariente respecto a un menor, como es el consentimiento para la realización de una prueba genética.

En Escocia, la ley de consentimiento es diferente. Aunque, en general, los niños menores de 16 años no tienen capacidad legal, la Ley de la Edad de Capacidad Legal (Escocia) estipula excepciones a esta regla general. Los niños pueden por sí mismos consentir a un procedimiento clínico si, en opinión de un médico de clínica general calificado que los asista, son capaces de comprender la naturaleza y las posibles consecuencias de este proceso.

Unión EuropeaLa UE no ha elaborado ningún tipo de legislación. El asunto está considerado en las diversas legislaciones nacionales.