miércoles, 16 de septiembre de 2009

EL DIOS DE LA MADERA. UNA HISTORIA DE AMOR E INMIGRACIÓN EN LAS CALLES DE VALENCIA

Una historia de amor e inmigración en las calles de Valencia
Marisa Paredes protagoniza una película dirigida por Molina Foix
CARLES GÁMEZ - Valencia - 16/09/2009



Vicente Molina Foix ha elegido la ciudad de Valencia para el rodaje de su segunda película, El Dios de Madera, una historia basada en un relato corto escrita por él hace unos años y que ahora se traslada finalmente a la pantalla. "Me apetecía mucho tratar de reflejar el latido de la ciudad de Valencia, y que por otro lado, creo que tampoco se ha mostrado excesivamente en el cine si lo comparamos con ciudades como Madrid o Barcelona", comentó. Para su segunda inmersión cinematográfica, la primera fue Sagitario (2001), se ha rodeado de un reparto de profesionales como Marisa Paredes o el joven actor catalán Nao Albert, además de una serie de actores valencianos junto con otros nombres debutantes como el senegalés Madi Diocou, que debuta en la pantalla después de haber sido descubierto en un top manta en la Plaza de Catalunya de Barcelona.


"Es una película que narra una historia en forma de cuadrilátero sentimental, una madre y su hijo, y su relación, en este caso amorosa, con dos extraños, un africano y un marroquí, que irrumpen en sus vidas".