viernes, 25 de septiembre de 2009

INFORME ZÓDIAC NAUFRAGADA EN LAS COSTAS PEREJIL

Tánger 22 de septiembre de 2009

INFORME ZÓDIAC NAUFRAGADA EN LAS COSTAS PEREJIL

OCUPANTES DE LA ZÓDIAC:

- Treinta y seis adultos de origen subsahariano y cuatro bebés de origen subsahariano nacidos en el tránsito migratorio (en ciudades de Marruecos), con edades comprendidas entre un año y tres años de edad.
- Diecisiete mujeres, al menos ocho de ellas embarazadas con embarazos que oscilan entre los dos y seis meses de gestación.
- Diecinueve adultos.
- De los hombres: Dos senegaleses. Un guineano (de Guinea Bissau). El resto nigerianos.
- De las mujeres: Una chica guineana (de Guinea Bissau) de diecinueve años de edad. El resto nigerianas con edades comprendidas entre los quince y los veinticinco años de edad.
- De los bebés: Todos de padres de nacionalidad nigeriana, aunque eran bebés carentes de registro legal, con lo que se encontraban en situación extrema de desprotección. Dos poseían el registro de nacimiento hospitalario y los cuatro tenían cartillas de vacunación.

DEL VIAJE DE LA ZÓDIAC:

Las personas que viajaban y sus familiares cuentan que la zódiac tenía como destino a la provincia de Cádiz.
Sobre las tres de la madrugada hora marroquí, se produce la primera llamada de auxilio de un familiar a una organización española sita en territorio marroquí pero no localizan a la persona.
Avisan a otra persona residente en España que llama al 112.
Lo que cuenta el familiar que habló con los siniestrados es que ellos le comentan que han chocado con algo duro, que la gente tiene miedo y que han empezado a ponerse de pie.
A partir de ahí se pierde la comunicación.
Los familiares dicen que pasó mucho tiempo desde la primera llamada de auxilio hasta el rescate.

DE LOS CUERPOS RESCATADOS:

- Un hombre de unos 25 años de edad. Nacionalidad nigeriana.
- Siete mujeres de edades comprendidas entre los dieciseis y veintidós años de edad. Cuatro de ellas embarazadas. Nacionalidad nigeriana.

DE LOS SUPERVIVIENTES:

- Once personas rescatadas con vida.
- Siete hombres. Nacionalidad nigeriana.
- Cuatro mujeres. Nacionalidad nigeriana.

Los supervivientes, una vez llegan al puerto de Tánger son enviados a la comisaría, aunque tres de ellos pasan hasta las cinco de la tarde en el Hospital Mohamed V de Tánger. Bajo supervisión de la gendarmería se les asiste médicamente y se les pone suero.
Tras esto, son enviados de nuevo a dependencias policiales.

Según denuncian los familiares, los afectados y nuestra organización los familiares no reciben el tratamiento psicológico y médico pertinente para personas que sufren una situación de estrés post-traumático debido a una tragedia. Tampoco se verifica el embarazo de las supervivientes, aunque una de ellas declara haber perdido sangre.

Los supervivientes son conducidos al día siguiente a la ciudad de Oujda, en la frontera con Argelia, y son deportados a territorio argelino:

- La frontera terrestre con Argelia está cerrada y las devoluciones no responden a protocolos legales, ni cuentan con la autorización del gobierno argelino, lo que conduce a que los deportados estén en una situación de indefensión absoluta en la devolución.
- Los supervivientes fueron rescatados en primera instancia por la Guardia Civil española que los entregó a las autoridades marroquíes a sabiendas que existía un riesgo de sufrir trato inhumano y degradante en el proceso de devolución a la frontera argelina.

ACCIONES FUTURAS:

- Disminuir el tiempo de rescate cuando existen tragedias de este tipo. Las relaciones políticas entre ambos países (España y Marruecos) son lo suficientemente como para que se reflejen también en los rescates marítimos.
- Identificar dentro de estas tragedias a posibles víctimas de trata e implementar protocolos entre los dos países para la protección de dichas víctimas. Incidiendo en la identificación de posibles víctimas de trata menores de edad.
- Exigir a los gobiernos el respeto de protocolos de atención médica y psicológica a las víctimas de tragedias.
- Exigir procesos de devolución acordes a las leyes nacionales y en el respeto de los derechos humanos y de leyes internacionales. (Respetar el derecho de los supervivientes a la atención jurídica necesaria).
Colectivo k-Minando Fronteras. Helena Maleno Garón, Ismael Coulibaly <caminando.fronteras@gmail.com>,