miércoles, 12 de agosto de 2009

AYUDA DE 420 PARA PARADOS QUE HAYAN AGOTADO LA PROTECCIÓN Y NO DISPONGAN DE INGRESOS

Más de 300.000 parados se beneficiarán de la ayuda de 420 euros
El Gobierno aprueba mañana la nueva renta, que se podrá cobrar seis meses a partir de septiembre
EUROPA PRESS - Madrid - 12/08/2009

La ayuda de 420 euros a los parados que hayan agotado la protección y no dispongan de ingresos beneficiará a más de 300.000 personas y entrará en vigor a mediados de este mes, con efectos retroactivos desde el 1 de agosto, con lo que se podrá cobrar ya en septiembre, según ha anunciado el ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho.
Tres de cada diez parados no perciben ningún tipo de ayuda
Las nuevas medidas del diálogo social suman 2.053 millones

Esta medida será aprobada mañana en el Consejo de Ministros extraordinario que celebran los miembros del Gobierno, cumpliendo con el anuncio que realizó el jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, poco después la ruptura del proceso de diálogo social. Corbacho ha subrayado que los desempleados que hayan agotado prestaciones y subsidios y no tengan rentas podrán percibir esta ayuda, de 420 euros mensuales, durante un periodo de seis meses, evitando así que "queden desamparados desde el punto de vista de la protección social".

El perceptor de esta renta, ha explicado el ministro, asumirá el compromiso con el servicio público de empleo de su comunidad autónoma de participar en un itinerario de formación y empleo. El objetivo de esta iniciativa, cuya duración no acaba de convencer a los sindicatos, "no es el de hacer un subsidio, sino el de dar una renta de protección para que las personas que la reciban tengan acceso a una formación y puedan volver al empleo lo antes posible", ha señalado.

Aunque cada perceptor sólo podrá recibir la ayuda durante un máximo de medio año, el Gobierno mantendrá en vigor este programa de ayudas durante más tiempo. De hecho, su permanencia estará condicionada a la evolución del paro y de las condiciones económicas. Para Corbacho, "parece razonable si la crisis no se acaba en seis meses o si empieza a ser superada pero permanecen sus efectos sobre el empleo, que suele ir un poco más lento. Por lo tanto, seis meses para la personas, que no para el programa