martes, 25 de agosto de 2009

AYUDA PARA LA INCLUSIÓN SOCIAL .GUIPUZKOA

POLÍTICA SOCIAL
Nueva ayuda para la inclusión social
Gipuzkoa crea una nueva prestación económica mensual para familias en situación de pobreza que quedan fuera del paraguas de la renta básica. La crisis ha duplicado la cifra de receptores del 'salario social' en el territorio Diario Vasco, JUANMA VELASCO SAN SEBASTIÁN., 2009-08-25
DV. La coyuntura de crisis que atraviesa Gipuzkoa ha sacado a luz numerosas realidades de pobreza en el territorio. Personas que viven solas con pensiones mínimas, familias que de la noche a la mañana ven reducidos sus ingresos a la mínima expresión, inmigrantes que pierden el empleo… Las cifras no engañan. En un año, el número de perceptores de la renta de garantía de Ingresos (antigua renta básica) se ha duplicado en el territorio de Gipuzkoa. Si hace un año se beneficiaban 4.833 familias, en la actualidad la cifra de perceptores llega a los 8.010. En este contexto, hay quien incluso no llega a cumplir los requisitos de acceso a la renta de garantía de ingresos. Pensando en esas realidades que quedan fuera del paraguas de dicha prestación, la Diputación de Gipuzkoa ha creado una nueva ayuda económica para la inclusión social. Se trata de una paga mensual destinada a aquellas familias en situación de pobreza que llevan menos de un año empadronadas en el territorio (la renta de garantía de ingresos tiene como requisito doce meses en el padrón). Se calcula que la prestación llegará a más de 300 familias en todo el territorio. Asimismo, la nueva ayuda tiene un segundo grupo de población destinataria: los menores tutelados por la Diputación que, al cumplir la mayoría de edad, necesiten un respaldo en su proceso de emancipación. «Distintos estudios realizados nos revelaban que existía un número de personas que quedaban sin cobertura en la renta de garantía de ingresos por no cumplir el requisito de un año de empadronamiento. Esta nueva ayuda, en cambio, exige seis meses de residencia», explica Itziar Usabiaga, directora de Prestaciones, Inserción y Empleo de la Diputación. El perfil de beneficiarios son principalmente «unidades familiares de inmigrantes». La nueva prestación está destinada a hogares cuyos ingresos no superen el importe de la ayuda establecida en el decreto que la regula. La cuantía a percibir en el caso de unidades familiares unipersonales será del 80% de la actual renta de garantía de ingresos, es decir, 512,51 euros al mes durante un máximo de seis meses. Pasado este tiempo, al llegar al año de empadronamiento en Gipuzkoa, si sigue cumpliendo los requisitos de ingresos, el beneficiario pasaría a cobrar la renta de garantía de Ingresos, que asciende al 88% del salario mínimo interprofesional, es decir, doce mensualidades de 640,64 euros para una familia unipersonal. Tanto en la renta de garantía de Ingresos como en la ayuda a la inclusión social la cuantía de la prestación aumenta dependiendo del número de personas a cargo en la familia. «Con la nueva ayuda, estas personas acceden a una cuantía de ingresos, el 80% de la renta básica, seis meses antes de tener los requisitos para acceder a ella. Pasados esos seis meses, esas personas cumplirán entonces las condiciones de la renta de garantía de Ingresos y pasarán a cobrarla», añade Usabiaga.