viernes, 19 de junio de 2009

LOS NUEVE MESES PARA LOS MENORES EXTRANJEROS NO ACOMPAÑADOS



Unos 80 menores extranjeros de origen marroquí en situación irregular sobre los que la Fiscalía abrió diligencias de reagrupamiento el pasado año esperan aún en Málaga a ser repatriados al no haber podido ejecutarse estos expedientes por "problemas operativos".

El fiscal de Extranjería y Cooperación Internacional de Málaga, Juan Bermejo, ha asegurado hoy en conferencia de prensa que no se ha podido repatriar a ninguno de ellos "por problemas en la materialización de las diligencias que tienen que ver con la falta de acuerdos entre España y Marruecos".

Bermejo ha anunciado que la solución ante los menores inmigrantes que llegan a España es "intentar reunirlos con sus familias" y que, si en nueve meses no se consigue, "es la Junta de Andalucía la que debe asumir su tutela y hay que proceder a darles residencia en nuestro país".

Por otra parte, la ocupación del Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de la capital bajó cerca de un ocho por ciento el pasado año respecto al ejercicio anterior, pero debido a la reducción de su capacidad por las obras de acondicionamiento del edificio que, según el fiscal, "no reúne condiciones de habitabilidad".

Ante esta situación, ha propuesto crear una dirección general encargada de estos centros y ha advertido que hasta que no se construya un nuevo CIE, "los problemas de habitabilidad seguirán produciéndose".

En 2008 fueron detenidas en Málaga 3.438 personas por la aplicación de la Ley de Extranjería, un centenar más que en 2007, según los datos facilitados por la Policía a la Fiscalía.



Problemas operativos impiden la entrega de menores a sus familias
La Fiscalía de Extranjería cree que estos menores que no iban acompañados por sus padres son utilizados por las mafias
J. A. SAU. MÁLAGA Muchos menores que llegan en las pateras a las costas de la provincia no están acompañados por sus padres. Inmediatamente, son internados en centros de acogida y la Junta de Andalucía asume su tutela. Durante nueve meses, la Fiscalía intenta encontrar a sus allegados para devolver al niño con sus progenitores. En ese momento, se abre un expediente de reagrupamiento familiar y, en muchos casos, han de ser sometidos los menores a pruebas oseométricas, al objeto de determinar su edad real.

Si en nueve meses no se encuentra a su familia o se llega a la conclusión de que es más positivo para ellos que se queden aquí, se les da la residencia. El problema es que en todo este laberinto burocrático hay problemas operativos que han impedido que se dé un sólo reagrupamiento familiar.
"Hasta hoy no se ha repatriado ningún menor, porque han surgido problemas en cuanto a la materialización. Éstos encontrarán su solución cuando haya un acuerdo con Marruecos ?la mayoría son magrebíes? o gracias a las acciones que lleven a cabo los sucesivos gobiernos", indica.
Desde septiembre de 2008, se han incoado 80 diligencias preprocesales relativas a menores no acompañados, con el objetivo de propiciar su devolución a la familia de origen. La mayor parte de ellas tiene ya una resolución por parte de la Subdelegación del Gobierno en tal sentido, aunque no se han llevado a cabo.

La Fiscalía también muestra su preocupación por que estos menores puedan estar siendo utilizados por las mafias que introducen extranjeros de forma ilegal en España. Por ello, entre otras cosas, se eterniza la investigación para determinar de qué familia provienen.

Bermejo dijo que primero hay que hacer gestiones para comprobar la edad, para lo que en 2008 se iniciaron 184 diligencias, y, luego, "hay que impulsar todas las gestiones para lograr el reagrupamiento". "Debemos comprobar que efectivamente el menor va a estar mejor con su familia", agregó.